¿De verdad sabes qué es el Coaching?

1611182229986

¿Qué es el Coaching? dices mientras clavas en mi pupila, tu pupila azul…

Y me dirás, ¿a qué viene esta pregunta a estas alturas de la película?

Pues es que, a estas alturas de la película, sigo viendo cada conversación en la que se hace uso de este término, en contextos que, en mi opinión, poco o nada tienen que ver con lo que es realmente el coaching, que se me hace necesario escribir este humilde artículo para, desde mi humilde opinión, formación y experiencia, contar qué es y qué NO es el coaching.

A ver si arrojo un poco de luz al tema. Sobre todo, para evitar malos entendidos que, como ya sabemos, casi nunca nos llevan a buen puerto.

Para empezar, voy a hacer un listado de aquello que NO es Coaching, empecemos!

  1. Añadir la coletilla Coach a tu título sin haberte formado como tal.
  2. Escribir frases positivas y optimistas todo el tiempo.
  3. Decir que tienes que ser feliz siempre.
  4. Decir que siempre tienes que estar bien.
  5. Decir que ni la depresión, ni la ansiedad, ni los problemas del mundo existen, vamos, negar todo lo malo del planeta, ¡ah! y que, en el remoto caso de que exista algo malo, lo estás creando tú.
  6. Decir que todas las personas, sea cual sea su condición y circunstancias, pueden conseguir cualquier cosa.
  7. Decir que tú tienes problemas porque tú los atraes.
  8. Tratar a personas con patologías.
  9. Decir que tienen una barita mágica para que tú consigas todo lo que quieras sin ningún tipo de esfuerzo, sólo nombrándolo.
  10. Decir que tu atraes todo lo malo que haya en tu vida (así como los problemas).
I attract all good things

Por ahora no se me ocurren más ejemplos… igual en un par de días encuentro alguna otra conversación en la que, muchísima gente continua opinando y arrojando maldiciones sobre el coaching, y siguen exponiendo cualesquiera de los puntos descritos más arriba, o algunos más.

Dicho esto, creo que es importante que nos demos cuenta de que, cuando hablamos de algo, más aun si es de forma negativa, sin un verdadero conocimiento de ello, podemos afectar de manera directa, o indirecta, a profesionales que trabajan siguiendo los códigos éticos y deontológicos de su sector (sin intrusismos) y que acompañan y ayudan a personas a conseguir sus objetivos.

Ahora se me viene a la cabeza lo de los 3 filtros de Sócrates que os contaba el otro día… sería buena idea aplicarlos aquí también.

Entonces, como iba diciendo, el coach no “sana”, ni “ayuda a sanar” a nadie, el coach acompaña a personas sanas que quieren conseguir algo, digamos, por ejemplo:

–       Una mejora laboral.

–       Lanzar un proyecto profesional.

–       Un cambio de mentalidad.

–       Cambiar de trabajo.

–       Mejorar sus habilidades comunicativas, sociales.

–       En definitiva, conseguir algún objetivo del que se dan cuenta que no logran conseguir por sí solos.

 

Life begins at the end of your comfort zone

Cuando veas que un coach escribe alguna frase optimista, piensa que esa frase no va dirigida a personas con traumas o problemas mentales, o personas que tienen unas circunstancias incontrolables por ellas en ese momento, al igual que un anuncio publicitario de bombones, no está dirigido para personas diabéticas, aunque estas personas diabéticas cuando lo vean piensen: Ay! Cómo me gustaría poder comerme un bombón de esos… y no pueden.

 

Pero los fabricantes de bombones tienen que, de alguna forma, mostrarle esos bombones a las personas que sí que pueden (y quieren) comerlos, para que sepan que existen y que pueden conseguirlos.

 

Pues con lo de las frases, igualito…

 

Esas frases van dirigidas a personas que necesitan un chute de motivación para lanzarse a conseguir sus objetivos.

 

Personas sanas que, a lo mejor están teniendo un mal día y a las que, el leer algo que les haga “clic” en su cabeza, pueda cambiarle la forma en que siguen afrontando ese día.

 

Personas que, como tú y como yo, en algún momento de sus vidas, han necesitado de alguien que les diga:

¡Vamos! ¡Que tú puedes conseguirlo! Este mal momento pasará y volverás a sentirte bien, que todo pasa y todo llega, y las emociones, también.

 

Todo eso, y muchísimas más cosas, son las que hace un Coach, menos las incluidas en la lista del No, como poco.

 

 

Deseo que este humilde artículo te haya gustado y, sobre todo, que te haya servido.

 

Gracias por leerme 🙂

 

¿Quieres compartir?

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Posts recientes