Los 3 Síntomas que indican que necesitas un cambio profesional

1593167651747

Creo que es un tema importante, así que vayamos al grano…

1.      SIEMPRE QUE PIENSAS EN TU TRABAJO SE TE VA LA ENERGÍA.

Si piensas que es normal que el trabajo canse y te reste energía… tengo dos noticias para ti:

  • La primera es que tienes razón, si cada día temes que llegue esa hora en la que tienes que conectarte o ir a tu trabajo y, mientras trabajas no ves la hora del descanso, de que termine la jornada y, cuando termina tu jornada, tus niveles de energía están bajo mínimos… es que no estás fluyendo con tu trabajo, y es normal que sientas que se te va la energía con él.
  • La segunda es que no tienes razón, porque si estás deseando que llegue la hora de empezar, si no te cansas de leer sobre lo que trabajas, de investigar, si cuando estás trabajando fluyes, se te pasa el día volando y sientes que te gustaría tener más de 24 horas para hacer más, tu trabajo no te resta energía, sino que incluso te la da. Eso no significa que nunca te canses, sólo significa que tu cerebro está estimulado con algo que le emociona, algo que le interesa, algo que se le da bien y, por lo tanto, no requiere de tanto esfuerzo para hacer, porque se siente cómodo en esa situación.

Creo que ya he comentado en alguna ocasión que nuestro cerebro es vago, él no quiere hacer cosas nuevas porque su misión es optimizar la energía y por eso tiende a incentivarte para que hagas eso que estás habituado a hacer e intenta sabotearte cuando quieres hacer algo nuevo, algo que requiere un esfuerzo extra.

Si lo vemos desde otra perspectiva. Cuando hacemos algo que nos emociona, con lo que fluimos, cuando pueden pasar horas sin darnos cuenta porque no nos cuesta sino que, por el contrario, se nos da bien y nos sentimos como unidos a ello, nuestro cerebro puede estar en ondas Theta, si estamos fluyendo con nuestra creatividad o, en ondas Gamma, esto es, el estado mayor de consciencia, el alto procesamiento cognitivo, la gestión de la memoria y la ampliación del foco atencional.

De forma que cuando pensamos en volver a ese estado, a nuestro cerebro ¡¡le encanta!! Le estamos dando lo que él quiere y, por tanto, los saboteadores mentales desaparecen.

Así que no es que no nos reste energía pensar en nuestro trabajo, ¡sino que nos suma!

2.      CUANDO TE LEVANTAS POR LA MAÑANA PARA TRABAJAR LO HACES SÓLO Y ÚNICAMENTE POR OBLIGACIÓN.

No hay texto alternativo para esta imagen

Esto es, no encuentras otra motivación que la obligación de hacerlo porque es lo que te permite ganar dinero para vivir. Es una motivación extrínseca, no arraigada a tu ser, a lo que realmente Eres.

Si te pagaran lo mismo sin hacerlo, no dudarías ni una milésima de segundo en dejarlo.

Estás deseando que llegue el fin de semana o tus días de descanso para ni siquiera pensar en ello.

Sabes que no es el trabajo de tus sueños, aunque es lo que te permite seguir viviendo y por eso sigues ahí, no sé si habrás oído el cuento de la vaca (puedes ir a mi cuenta de Instagram @loladominguezmera y allí lo tienes explicado muy brevemente, creo que es el primer directo que hice en redes 😊).

Por tanto, ese trabajo es tu vaca, te da lo mínimo que necesitas para vivir y sólo te aporta la parte material. Todas las personas sabemos que los seres humanos necesitamos de otras motivaciones para sentirnos bien más allá de las cosas.

Ahora piensa en hacer algo que sí te gusta hacer, algo que sabes que se te da bien y, además, te encanta hacerlo, algo en lo que puede que te hayan dicho que destacas, alguna cualidad o habilidad que tienes, y piensa que te pagaran por ello y, además, pudieras vivir perfectamente de ello. ¿Sería genial verdad?

3.      NO TE SIENTES DENTRO DE ESE ENCUADRE DE HORARIOS LABORALES

Y ahora voy a hablar en primera persona. Porque yo siento que esta sociedad en la que vivimos no está preparada para nosotras las mujeres, no se nos facilita la maternidad, ni siquiera tiene en cuenta nuestros ciclos, es más, ni siquiera la mayoría de las mujeres saben que somos cíclicas y que dependiendo de en qué momento de nuestro ciclo estemos, somos más creativas, eficaces, o necesitamos más descanso e introspección.

Y es que podríamos aprovechar nuestros estados para potenciar nuestro trabajo, podríamos preparar nuestras agendas en función de nuestro ciclo y de cuando sabemos que vamos a estar más creativas, más enérgicas, o más solitarias…

Me llegan muchas mujeres que me dicen que no saben por qué les pasa eso, que no entienden por qué de repente sienten que necesitan estar en casa, relacionarse menos, o más, o sus cambios emocionales, de ahí la importancia de conocernos y ser conscientes de quienes somos.

Estoy segura de que si esto se tuviese en cuenta en el mundo laboral seríamos muchísimos más productivas.

Me motivaba poder gestionar mi agenda yo misma, decidir cuando y con quién trabajar, la forma y el cómo y, sobre todo, me motivaba saber que iba a ayudar a otras personas.

Bajo mi punto de vista creo que aun queda mucho para eso en esta sociedad, y mientras tanto, muchas hemos pasado por momentos realmente estresantes en nuestra vida al intentar compaginar todo.

Por todos los motivos anteriores y probablemente, algunos más, yo decidí hace más de 8 años dedicarme a lo que realmente me gustaba y se me daba bien, a eso a lo que ya le dedicaba mucho tiempo sin ser realmente “mi trabajo”, que me apasionaba e incluso, estoy segura de que seguiré haciendo aun cuando ya no lo necesite para vivir.

Me motivaba poder gestionar mi agenda yo misma, decidir cuando y con quién trabajar, la forma y el cómo y, sobre todo, me motivaba saber que iba a ayudar a otras personas.

Decidí darle una vuelta de tuerca a mi vida que, aunque en los inicios no fueron fáciles porque cambié drásticamente de sector, supe acompañarme de grandes profesionales, y aún hoy sigo permitiéndome acompañarme de otros y otras profesionales que siguen aportando mucho en mi vida, que me ayudaron y me ayudan, a confiar y a apostar por otra forma de vida más adaptada a mis valores.

No hay texto alternativo para esta imagen

¿Qué opinas? ¿Tú también necesitas esa vuelta de tuerca?

Si te apetece, puedes dejarme un comentario. Estaré encantada de leerte.

¿Quieres compartir?

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario