Las 3 técnicas infalibles para mejorar tu autoconfianza

1595404962269

Siempre se habla mucho sobre autoestima, confianza en uno mismo, cree en tí, y todo lo que tiene que ver con el verse a uno mismo válido para conseguir aquello que desea.

Yo misma muchas veces me he visto envuelta en sentimientos de baja autoestima. Con pensamientos autosaboteadores:

  • No eres suficiente.
  • No eres válida.
  • No sirves para esto o para aquello.

Y un sinfin de creencias (limitantes) que nos bloquean día a día en nuestro camino hacia la excelencia personal.

En este artículo, pretendo ofrecerte las 3 técnicas con las que yo he podido pasar de esos pensamientos que te indico ahí arriba, a otros que me hacen creer en mí de verdad, en saberme conocedora de todo lo que necesito para triunfar en mi camino.

Son técnicas muy potentes y, como todo, para que notes los cambios debes tomar altas dosis de disciplina y constancia.

 

1. Dar valor a todo lo que has conseguido hasta ahora.

Dedicate un tiempo a pensar, a lo largo de tu vida, todo eso que ya llevas conseguido. Las dificultades que has tenido que afrontar y que has superado.

Haz una lista de todo, de tu puño y letra para darle aún más fuerza.

Esto nos ayuda a darnos cuenta de que somos personas valiosas. Que somos capaces de hacer muchas cosas y superar muchas adversidades.

Ahora me gustaría que hicieses esto:

De esa lista, quédate con aquella que te hizo sentir mejor y más orgulloso/a de ti mismo/a. ¿Que hiciste? ¿Como lo hiciste?

¿Lo tienes?

Ahora piensa en ese momento. Recuérdalo, visualízalo, óyelo, siéntelo… tómate el tiempo que necesites hasta que lo vuelvas a vivir en tu mente y vengan a tí esas sensaciones tan agradables que viviste entonces.

Aprieta uno de tus puños mientras estás viviendo esa sensación, quédate ahí unos momentos.

Luego, mientras relajas tu puño de nuevo, deja pasar unos minutos, puedes pensar en otra cosa como tus pasadas vacaciones o… por cierto ¿que tomaste ayer para cenar?

Aprieta el puño de nuevo ¿lo has sentido?

Esto se llama anclaje y es una técnica de la PNL (Programacion Neurolinguística) que nos ayuda a reforzar nuestra autoconfianza en momentos puntuales.

Se puede hacer con cualquier pequeña acción asociada en nuestro cuerpo (disparador). No tiene que ser apretar el puño necesariamente, puedes usar la que mejor se adapte a ti y a tu persona.

 

2. Tener una actitud y creencias potenciadoras.

¿Sabes que lo que más diferencia a las personas que consiguen sus objetivos de las que no lo hacen es su actitud y sus creencias sobre sí mismas?

 

Está demostrado en el ámbito de la psicología científica que, actitud y creencias, son dos columnas básicas en las que apoyarse para que puedas conseguir tus objetivos.

 

Estas deben estar bien construidas y con una buena base para que, cuando te apoyes en ellas, estés lo suficientemente bien soportada como para poder dar un gran salto hacia delante.

¿Con que actitud afrontas cada día tu vida?

¿Vives desde el placer o vives desde el dolor?

¿Normalmente piensas que las cosas saldrán bien o, por el contrario, eres un pesimismo andante?

Si te identificas más con el pesimismo, ¿que puedes perder si te permites dedicar parte de tu energía a cambiar tu actitud hacia una que te permita conseguir tus objetivos?

Pues eso mismo, nada que perder, y mucho que ganar.

En cuanto a las creencias, podríamos dedicar una serie de artículos completa sólo a ellas, así que voy a intentar sacar aquí a la palestra lo más importante a tener en cuenta.

Para cambiar creencias es necesario implicarnos y estar dispuestos a dedicar tiempo para realizar los ejercicios que ofrece la PNL para pasar de creencias limitantes a creencias potenciadoras, no es algo que se consiga en un día, hay que ser constante y disciplinado, al fin y al cabo, has estado años instalando esas creencias en tu mente, se necesitan mínimo 21 días para empezar a notar los cambios, creo que es un trato justo ¿no crees?

Lo primero de todo es comenzar a hacer de guardián de tus pensamientos sin juicios, observándolos y anotando qué es eso que te dices y cómo te hace sentir, a través de este ejercicio podrás descubrir algunas de esas creencias que te limitan.

Algo práctico es ponerte una alarma cada par de horas los primeros días, que te recuerde que debes estar alerta a lo que piensas e ir con una libreta o lo que sea que quieres utilizar para anotarlos.

Una vez que te haces consciente de qué tipo de pensamientos tienes, cámbialos y repítelos cada vez que lo recuerdes, como antes, al principio si te cuesta, puedes ponerte alarmas que te recuerden esos pensamientos potenciadores, hasta que se conviertan en parte de tí.

 

Una creencia potenciadora termina por instalarse en nosotros, sobre todo a través de las nuevas experiencias, ya que, cuando hacemos eso que pensábamos que no podíamos, nos confirman que esa creencias potenciadoras son ciertas y acaba por ocupar el lugar de la creencia limitante (no puedes hacerlo).

 

Ahora os voy a confesar algo personal para ponerlo como ejemplo. Yo era incapaz de grabarme en video y publicarlo… tenía tal bloqueo que, cuando me lancé a hacer mi primer directo (que es más aun que grabarte en video, ya que te expones al completo), estuve un rato antes llorando de la impotencia, quería hacerlo y no me atrevía, eso me dió mucha rabia que acabó en ese llanto. Fue un llanto renovador, pues después de eso, viví esa experiencia de hacer ese directo y, una vez hecho, la creencia de que no podía hacerlo desapareció, desde entonces me atreví a hacer muchos directos más!

 

Si crees en algo que te incapacita y te bloquea… ¿quieres seguir creyendo en eso?

¿Que más da si es verdad o no? al fin y al cabo, la verdad, la mayoría de las veces es muy subjetiva…

 

Y si por el contrario, creer en algo te da la fuerza necesaria para hacer lo que quieres… ¿que más da si es verdad o no?

¿Cóncavo o convexo? Pues depende desde donde se mire…

 

Si te va bien que sea cóncavo pues lo mirarás desde un lado y, si necesitas que sea convexo, lo mirarás desde el otro.

Por tanto, es necesario saber de donde partimos, cuales son esas creencias que nos están bloqueando y mermando nuestra seguridad, autoestima, autoconfianza.

Una vez las tengamos, podremos cambiar ese diálogo por otro que nos ayude a confiar más en nosotros mismos.

Sé que puede sonar muy complicado, pero si te interesa, puedes profundizar ayudándote de un profesional de la PNL que te guíe en estas técnicas para conseguir este cambio de creencias.

 

3. Realizar visualizaciones de esa persona que quieres ser.

Ya he contado en alguna ocasión que, para nuestra mente, es igual si el hecho que estamos pensando lo estamos viviendo de verdad o no.

Es como cuando sueñas con algo que te genera una emoción fuerte y tu corazón se dispara como si lo estuvieses viviendo de verdad.

Tu cerebro lo ha vivido de verdad y ha generado ese estado físico-emocional en tu cuerpo.

Por eso, el visualizar de forma habitual eso que queremos, nos predispone para poder conseguirlo, es una forma de entrenamiento mental.

 

Para esto, existe otra técnica en la PNL que puede ayudarnos.

Consiste en el Puente a Futuro o técnica de Barbara Streisand.

 

Es una técnica de estrategia de éxito que nos permite, mediante la visualización, averiguar qué pasos he de seguir para conseguir mi objetivo y facilitar su logro.

Esta técnica se utiliza para producir un cambio en la conducta y en el estado propio, y consiste en visualizarse en aquel lugar en que nos gustaría desarrollarnos profesionalmente, a mayor detalle, mayor efectividad de la técnica.

Con la visualización se logra entrar en situaciones nuevas o en contextos diferentes, de forma que nos prepare para poder afrontarlas en el futuro.

 

Es una forma inconsciente de ir adquiriendo, de manera sostenible en el tiempo, patrones de comportamiento y nuevas capacidades que nos ayudarán en nuestro Yo futuro.

Los pasos a seguir para la realización de la técnica son:

1. Cerrar los ojos, mirar al frente e imaginar aquello que nos gustaría conseguir.

2. Describir cada detalle de ese futuro, centrándonos en lo que escuchamos, vemos y sentimos (aquí habría que hacer hincapié en si eres más visual, auditivo/a o cinestésico/a y centrarnos en el canal predominante para mayor efectividad)

3. Vivir la experiencia y sentirla durante un tiempo, a más tiempo y más detalle, más intensa será la experiencia.

4. Volver al momento actual teniendo en cuenta y valorando la nueva información.

A partir de aquí, tendrás más ideas y detalle de qué pasos has de dar para conseguir llegar a ese futuro, lo que minimiza la incertidumbre y te aporta más autoconfianza.

 

¿Que te han parecido estas técnicas? ¿Las conocías? ¿Has practicado o prácticas alguna o algunas?

Estaré encantada de leer tus comentarios 🙂

¿Quieres compartir?

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario