El mundo lineal donde vivimos

1602145947602

Siempre pienso que, en esta sociedad, parece como si nuestra vida estuviese escrita desde antes incluso de nacer y que, para pasar de nivel, tenemos que ir consiguiendo pasar etapas con las medallas correspondientes.

Todos los mismos niveles, como si de un video juego se tratara y como si todas las personas fuésemos exactamente iguales.

Y a los que no siguen ese mapa, se les tienen que poner etiquetas para saber, específicamente, el motivo por el que no está siguiendo el mapa, la regla.

Podría ser algo así, con sus variantes específica de cada caso:

No hay texto alternativo para esta imagen

Naces, creces, juegas un poco, no demasiado, vas a la guardería, haces amigos, amigas, sigues creciendo, vas a la escuela, haces de nuevo amigos, amigas, sigues creciendo, estudias en la universidad.

Conoces a alguien, os hacéis pareja, seguís creciendo, trabajáis, os compráis una casa, os casáis, tenéis el primer hijo o hija, algunas personas continúan teniendo más, otras paran, los hijos crecen y de repente, con suerte, puedes llegar a jubilarte, si no te quedaste por el camino.

Y así, con esto en la cabeza, vamos por la vida y, no contentas con ir nosotras, las personas adultas, así por la vida, les trasladamos a nuestros hijos e hijas que esta es la forma en la que hay que hacerlo, sin ni siquiera cuestionarnos si existen otras formas de hacer las cosas, si podemos vivir de otra manera, más acorde a quienes somos, a nuestra esencia, y voilá, aquí está el problema.

El problema es que nos hemos olvidado de quienes somos y, por ende, de nuestra esencia.

Y esto puede continuar de generación en generación, o no. Si paras y te haces consciente de esto mismo y rompes la cadena, tú puedes ser el punto de inflexión de la tuya, de tu generación.

Enrealidad, entiendo que esto sea así, que nos dejemos llevar por lo que creemos que es lo que debemos hacer, yo misma he ido así por la vida.

Yo que soy de cuestionarlo todo, entré en ese mapa, en ese mundo lineal, queriendo cumplir la regla para que no me señalaran, para no ser la que se sale del camino.

En definitiva, para que no dejaran de quererme.

¿Cómo no voy a entender a quienes siguen pensando que las cosas son así porque tienen que ser así, sin siquiera pensar en si cupiera la posibilidad de que fuesen de otra forma?

Por eso quiero que paren.

Me siento en la obligación moral de pedirles que paren, así como yo paré, y que se escuchen, que se dediquen tiempo, que se pregunten qué les está proporcionando esa vida que llevan, qué les está causando, qué dolencias tienen y de donde creen que vienen, qué porcentaje de su día a día se sienten dichosas o desgraciadas.

Que se pregunten si lo que hacen en su día a día les está sumando o si, por el contrario, les está quitando energía, les está quitando vida.

Es importante empezar a conectar con nuestro interior, con nuestra esencia, y nada mejor que la meditación como parte del desarrollo personal para conseguirlo, así como rodearte de personas que estén también en ese camino de autodescubrimiento.

No hay texto alternativo para esta imagen

Entender, por tanto, que no existe sólo una forma de vivir sino que, por suerte, cada vez existen más personas conscientes de esto y que deciden vivir la vida que ellas quieren, que hacen caso omiso a las reglas no escritas de esta sociedad y les da lo mismo lo que opinen fuera, porque están muy seguras dentro de sí mismas de lo que quieren, cultivando una mentalidad de éxito.

Personas que crecen con una mentalidad fuerte y abierta que les permite creer en que todo lo que ellas crean dentro de sí mismas, es posible crearlo fuera.

Y con estas creencias poderosas, crear su propia vida desde sí mismas, desde su propia esencia y trabajando hacia sus propósitos, los suyos propios.

Y por suerte, también existimos personas que, aunque no hemos crecido con esa mentalidad fuerte, nos la hemos forjado nosotras mismas y si, me incluyo, porque todo esto es fruto de muchísimo trabajo personal de muchos años.

De tener sed de respuestas, curiosidad, de cuestionar cada cosa que se me ponía por delante y trabajar en la búsqueda incesante de mi propia verdad.

Por eso hoy te animo a que tú, que me lees, también busques tu propia verdad.

Nos vemos en el camino.

¿Quieres compartir?

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario